El Comisario Jefe de la Unidad de Policía adscrita a la Xunta de Galicia se ha puesto en contacto con la Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Pontevedra, ATRA, como respuesta a las denuncias presentadas por la asociación sobre la existencia de talleres ilegales.

 

ATRA, miembro de Cetraa, se ha mostrado muy activa en la denuncia de los talleres ilegales, tanto ante la administración autonómica como ante el Seprona, habiendo obtenido muy buenos resultados de su trabajo.
En su escrito, el Comisario Jefe deja constancia de que desde el año 2010 las plantillas de Pontevedra y Vigo de esa unidad policial están trabajando sobre el tema a instancias de ATRA y que "al detectar que esta actividad ilegal podía afectar a toda la Comunidad Autónoma" en el 2012 se extendió la investigación a todas las provincias gallegas.
En el escrito se expone que este tipo de actividad "se considera muy lesiva, ya que supone una competencia desleal, fraudulenta, opaca en el aspecto fiscal y, por otra parte, muy perjudicial para el medio ambiente, ya que no puede existir un serio control y gestión de los residuos generados por esta actividad: aceites, baterías, neumáticos, piezas, chatarra, etc.".
Durante la investigación se han visitado un total de 230 talleres, en su mayoría como consecuencia de las indicaciones facilitadas por las asociaciones sectoriales, aunque también la policía ha inspeccionado talleres, como fruto de su propia iniciativa o por denuncias interpuestas por particulares.
Finalmente la Unidad de Policía adscrita a la Xunta de Galicia ha denunciado a 90 talleres en base a distintas irregularidades, en su mayoría "por carecer de todo tipo de documentación oficial reglamentaria, no estar dados de alta como industria o no gestionar correctamente los residuos generados".
Del resto de los talleres, 45 estaban completamente en regla, 35 habían cerrado, cesando su actividad y 60 continúan siendo investigados y sometidos a vigilancia.