Un nuevo estudio de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) muestra que el precio de los coches eléctricos sigue siendo un fuerte factor disuasorio a la hora de adquirir estos vehículos en toda la Unión Europea. El análisis, que compara los datos nacionales sobre la captación del mercado de vehículos con carga eléctrica (VCE) con el PIB per cápita, muestra que la cuota de mercado de VCE es cercana al 0% en los países con un PIB inferior a 18.000 euros, mientras que no es más de 0.75% en la mitad de todos los estados miembros de la UE.

Mientras los miembros de los comités del Parlamento Europeo se preparan para votar la propuesta de la Comisión Europea de objetivos de CO2 para automóviles post-2020 en menos de dos semanas, ACEA advierte que los objetivos deben ser realistas, teniendo en cuenta lo que la gente puede permitirse comprar. "El Parlamento Europeo no debe perder de vista el hecho de que el mercado está esencialmente impulsado por los clientes", explicó el secretario general de ACEA, Erik Jonnaert. "Un cambio natural a los vehículos eléctricos, simplemente, no ocurrirá sin abordar la asequibilidad del consumidor".

La Comisión ha propuesto un "punto de referencia" para las ventas de vehículos eléctricos que se sitúa en el 15% para 2025 y el 30% para 2030. Sin tener en cuenta que los coches eléctricos representaron solo el 0,7% de las ventas totales de automóviles en la Unión Europea. "Nos preocupa que algunos responsables políticos tengan expectativas completamente poco realistas con respecto al ritmo de desarrollo del mercado", dijo Jonnaert.

"Ya con la propuesta actual de la Comisión para un punto de referencia, tendríamos que pasar de menos del 1% de las ventas de automóviles eléctricos de batería de hoy al 30% en el espacio de menos de 12 años. Y el Parlamento está proponiendo objetivos aún más agresivos, yendo hasta el 50% ". Los nuevos datos de ACEA no solo muestran una clara división en las ventas de automóviles eléctricos entre Europa Central y Oriental, sino también una pronunciada división Norte-Sur (por ejemplo, Grecia, 0,2%, Italia, 0,2% y España, 0,6%). Por el contrario, una cuota de mercado de ECV superior al 1,8% solo se produce en países con un PIB superior a 35 000 euros.

Para compensar este mercado tan fragmentado, más del 50% de todos los automóviles nuevos vendidos en Europa occidental tendrían que ser de batería eléctrica para alcanzar un punto de referencia promedio de la UE del 30% para 2030, según lo propuesto por la Comisión.