AECAR está recopilando toda la documentación de las actuaciones de Línea Directa y Allianz por entender que limitan gravemente la libre competencia. Conversaciones con clientes, denuncias por escrito de los talleres, así como numerosas quejas y denuncias de los recambistas, a los que estas actuaciones expulsan del mercado) componen los dossieres que serán presentados ante la Comisión Nacional de la Competencia.

En el caso de Línea Directa las acciones, según AECAR, consisten en un desvío de la la voluntad de los clientes para que no lleven el coche siniestrado al taller que ellos quieren. Para ello se utilizarían frases realmente agresivas, tales como "con ese taller no trabajamos, lo tendrá que pagar usted", "no enviamos al perito" o incluso con afirmaciones muy duras contra algunos talleres.

Evidentemente, en esos casos, los talleres están siendo muy perjudicados pero es que además, cuando el coche va al taller al que les dirige Línea Directa, al taller le indican donde comprar los recambios necesarios para la reparación y con qué pintura pintar los coches. Motivo por el cual, el derecho de decisión del taller desaparece, no así su absoluta responsabilidad en la reparación.

AECAR no va a permitir que Línea Directa continúe con estas prácticas a pesar de que se les ha intentado explicar el tema en reiteradas ocasiones.

En el caso de Allianz, la aseguradora impone al taller unos precios de una empresa de recambios por ellos seleccionada, siendo ésta la que envía las piezas al taller. De este modo el taller pierde su legítimo derecho a elegir proveedor ya que el responsable de reparar es él, así como el legítimo beneficio de los márgenes de las piezas de recambio imprescindibles para cubrir los tiempos no productivos como por ejemplo, cuando atienden al perito o recepcionan y entregan coches.