AEME, Asociación de Empresarios del Metal de Elche y miembro de Conepa ha manifestado que las empresas de automoción asociadas dejan de facturar entre el 25 y el 30% debido a la actividad ilegal o irregular de empresas o personas que realizan operaciones de reparación y mantenimiento de vehículos sin cumplir con la normativa legal. Desde la entidad, se alerta de que en la actualidad existe una economía sumergida estimada que podría suponer el 25% del total de la actividad productiva.

Para AEME, "los talleres ilegales no aportan nada a la sociedad, e ignoran o no quieren saber que perjudican enormemente el desarrollo social. La falta de su contribución económica para sostener las infraestructuras sociales repercute en todos los ámbitos como educación, sanidad, seguridad, creación de nuevos puestos de trabajo..." Según la misma fuente, "ello reafirma el futuro incierto para todos los ciudadanos, por no aportar recursos para sostener el actual sistema de calidad de vida. Impidiendo además la reactivación económica y que la vuelta a la normalidad se demore por más tiempo".
El comunicado de AEME continúa señalando que "si no redistribuimos las cargas sociales entre todos, estamos dibujando un futuro incierto para nuestros jóvenes y también para nuestros mayores. Como ciudadanos nos preocupa lo anteriormente expuesto, pero como empresarios nos preocupan otros dos aspectos: la garantía del trabajo o servicio prestado y las condiciones en que se realiza dicho servicio".
Los responsables de la patronal ilicitana añaden que estamos en una sociedad "donde cada día crece más la exigencia al profesional, por lo que los empresarios legalmente establecidos nos preguntamos qué garantía ofrece un ilegal que realiza una reparación o mantenimiento y, si durante la ejecución de los trabajos se producen daños, ¿pueden estos ilegales hacerse cargo y responder de los daños causados?¿tienen un seguro de responsabilidad civil que cubra los daños que pueden causar?