Los coches y las motos que circulen por la ciudad de Madrid, e incluso los que lleguen desde otros municipios y regiones, deberán incorporar de forma obligatoria, en un plazo de seis meses, los distintivos ambientales de la DGT: B, C, ECO y CERO, dejando sin etiqueta a los vehículos más viejos y contaminantes.

Esta categorización tiene su origen en el Plan Nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016 (Plan Aire), en el que se afirma que es el tráfico rodado la principal fuente de emisión de dióxido de nitrógeno y de CO2 a la atmósfera de las grandes ciudades, y propone la clasificación de los vehículos en función de sus niveles de emisiones contaminantes, su tipo de combustible y su edad.

“La colocación de este distintivo es voluntaria, pero no para el consistorio madrileño, que lo requiere para discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y también en episodios de alta contaminación”, aseguran desde la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) que, junto a la consultora DealerBest, van a poner en marcha una campaña para facilitar al consumidor estos distintivos ambientales a través de los concesionarios de la asociación.

“Desde DealerBest tenemos capacidad y ambición para centralizar la solicitud de distintivos ambientales para todos los concesionarios de AMDA, independientemente de la gestoría con la que trabajen, su volumen de negocio o el tipo de vehículo que vendan. Por otra parte, en esta campaña incluimos tanto coches de nueva matriculación como todo el Vehículo de Ocasión de los concesionarios o las peticiones que el cliente final haga llegar a los afiliados de AMDA”, afirma Paco Díaz, director general de DealerBest.

Para esta campaña, se ha fijado el precio en 5,50 euros IVA, muy cerca del de Correos, pero sin necesidad de acudir a ninguna oficina de esta entidad. Tan sólo con el permiso de circulación y el DNI del titular (escaneados) se puede solicitar el envío del distintivo correspondiente personalizado para el vehículo, a través del correo electrónico y para recogida en su concesionario oficial.

Tal y como informaba Correos, de forma puntual, en algunas oficinas de Madrid se han producido roturas de stock por la gran demanda de distintivos que se ha producido en los últimos días, debido a compras masivas por la entrada en vigor el 8 de octubre del protocolo anticontaminación en la capital. Correos ya ha despachado más de 273.000 adhesivos en toda España, siendo en su mayoría del tipo B y C.