El vicepresidente ejecutivo de ANFAC, Mario Armero, ha pedido a las Administraciones Públicas de todo signo una Mesa de Movilidad que sirva como punto de encuentro, entre la sociedad civil y los agentes políticos, para generar un marco legislativo estable y uniforme respecto de los planes de movilidad en España. El vicepresidente ha lanzado esta petición en el marco de presentación de la nueva Ciudad de la Movilidad, una iniciativa de la Fundación Ibercaja y el Gobierno de Aragón para convertir Zaragoza en un centro de referencia en esta materia.

La movilidad cero y bajas emisiones es un objetivo prioritario para ANFAC, dentro de los cinco puntos clave de su estrategia para la industria de la automoción. La asociación se ha propuesto promover una cuota del 15% de vehículo alternativo en las matriculaciones para 2025 y multiplicar por cuatro su presencia en las grandes ciudades, así como el desarrollo de las infraestructuras de recarga que ayuden a su promoción. También apoya la creación de un marco normativo favorable al vehículo conectado y autónomo.

La Ciudad de la Movilidad o Mobility City busca, según sus organizadores, “contribuir al desarrollo del territorio impulsando uno de los sectores claves de la economía aragonesa: la industria de la automoción y su nuevo paradigma: la movilidad sostenible”. La iniciativa, que contará con una inversión de 1,5 millones de euros por parte del ejecutivo aragonés, se ubicará en el Pabellón Puente de la Expo de Zaragoza, diseñado por la arquitecta Zaha Hadid.

Mario Armero ha destacado la fortaleza industrial de España en cuanto a fabricación de vehículos, que en Zaragoza se ejemplifica en la fábrica de PSA-Opel en Figueruelas. Además, resaltó que el entorno internacional “es de una feroz competencia” y que las medidas proteccionistas de determinados territorios “no favorecen a España”, con lo que se hacen más urgentes iniciativas que promuevan la inversión y la competitividad industrial.

En su intervención en la presentación de Mobility City, Armero también valoró muy positivamente el proyecto destacando su función como “foro de debate, de educación y de concienciación” ante los nuevos retos de movilidad sostenible. “Se necesitan más espacios en los que la sociedad civil y los agentes políticos puedan dialogar sobre los retos del futuro y más oportunidades de colaboración público-privada para hacerles frente”. En este sentido, el vicepresidente resaltó el “acercamiento transversal” que esta iniciativa hace sobre la movilidad “con un enfoque hacia la educación y la formación, el ocio y la iniciativa empresarial como partes del mismo proyecto”.

En este mismo acto, un total de 22 empresas e instituciones han firmado el acuerdo de intenciones para desarrollar sus propuestas de movilidad en esta Ciudad. El vicepresidente ha subrayado la capacidad del proyecto para sumar “no sólo a la industria de la automoción, sino también a compañías tecnológicas, empresas de infraestructuras o educativas” de cara a ampliar los prismas del trabajo y el debate.