En estos días, Apetreva, la Asociación Provincial de Empresarios de Talleres de Reparación de Vehículos y Afines de Albacete, ha emitido un comunicado en el que denuncia el auge de talleres de reparación de vehículos "clandestinos" y el "intrusismo creciente" que se ha detectado en la provincia y que va en perjuicio de los talleres que cumplen con la totalidad de sus obligaciones legales.


Al tiempo, el presidente de Apetreva, Antonio Atiénzar, ha puesto de manifiesto ante las cámaras de ABTV que estima en un 25 % el crecimiento de los talleres ilegales en la provincia de Albacete y recomienda a los conductores fijarse, a la hora de llevar el coche al taller, en la presencia a la puerta de este de la placa identificativa que garantiza al consumidor el trabajo allí realizado y la posibilidad de reclamar si fuera necesario. Estos derechos nunca podrán ser ejercidos si la reparación la ha realizado un taller ilegal.
La crisis ha servido de excusa para que "haya quien ha tratado de competir deslealmente", "una salida falsa que deteriora la confianza del cliente y afecta la rentabilidad de quienes trabajamos cumpliendo con las obligaciones legales". Apetreva advierte a quien trate de abrir un taller ilegal "que le vamos a perseguir legalmente" y para ello se va a "colaborar con las administraciones competentes", a las que, al tiempo, se les exige "una mayor implicación" para controlar el problema.
Estamos ante un problema particularmente grave en unos momentos en los que Apetreva estima que en este año han visitado los talleres de Albacete un 18 % de vehículos menos que en el 2011.