El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del gobierno de Cantabria, Eduardo Arasti, ha garantizado que "allá donde haya intersecciones" entre los dos planes, el Plan PIVE (25.000 €) y el del gobierno cántabro (30.000 €), se les va a hacer compatibles o, al menos, complementarios para que los ciudadanos puedan disfrutar de las ayudas de ambos.


En paralelo, el director general de Innovación e Industria, Fernando Javier Rodríguez Puertas, ha señalado que habrá que buscar el modo en el que las ayudas no superen los topes establecidos por la Unión Europea para las subvenciones.
Tras subrayar la importancia del sector del automóvil para Cantabria, que representa entre 2.500 y 3.000 empleos para la Comunidad Autónoma y una facturación de 500 millones de euros, Eduardo Arasti ha dado la bienvenida a las ayudas por ser muy necesarias.