Reunida la Junta Directiva de la Comisión Antipiratería para el Automóvil (CAPA) y tras recabar numerosas pruebas de varias empresas que venden impunemente productos piratas se ha acordado emprender inmediatamente acciones judiciales y policiales.


Por otra parte, se recuerda al sector de la reparación que la utilización de software y equipos piratas es un delito que el código penal sanciona con años de cárcel además de generar daños en automóviles, lo que hace que no sean rentables en ningún caso.