El Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado la ronda de consultas previa a la elaboración de una norma sobre los derechos de los consumidores en la prestación de servicios por talleres de reparación de vehículos automóviles. Concretamente, la Dirección General de Consumo ha puesto en marcha este trámite, según informa El Diario en su edición online.

Actualmente el decreto vigente en este ámbito es de 2002, así que con el paso del tiempo se ha puesto de manifiesto la necesidad de actualizar dicha norma en varios ámbitos, para hacerla más efectiva. Además, es necesario adaptarla a la Directiva Europea de 2006 relativa a los servicios en el mercado interior, y las modificaciones que introdujo un nuevo decreto de regulación de la actividad en este sector hace ocho años.

Con la nueva regulación se pretende posibilitar una mejor prestación del servicio de reparación de vehículos automóviles, más garantista de los derechos de las personas consumidoras; y también actualizar la normativa reguladora a las nuevas prácticas que han surgido en el sector, en el que existe gran cantidad de novedades como son los talleres móviles, nuevos vehículos eléctricos o híbridos, alquiler de boxes o talleres desatendidos, nuevas especialidades que deben aparecer en la placa, posibilidad de presupuestos y cobro por medios digitales o Libro blanco del taller en colaboración con la DGT.

De igual forma, desde el Ejecutivo se quiere aprovechar la ocasión para adecuar la regulación a la normativa de accesibilidad y regulación económica eficiente, y para abordar otros temas candentes para la Administración como son la existencia de talleres ilegales, la necesidad de regular la figura del responsable de taller, o de regular junto al régimen de obligaciones de empresas también el régimen de responsabilidades de consumidores.