El pasado 19 de noviembre ha entrado en vigor una nuevo marco legal que, invocando la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, prohíbe pagar "en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera", aunque los pagos se refieran a operaciones concertadas con anterioridad al establecimiento de la limitación.

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional. Esta limitación afecta al cobro de cualquier servicio que pueda realizar un taller, ya sea en efectivo, cheques o cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.
Cetraa ha informado sobre esta medida a todos sus asociados ya que el incumplimiento de esta prohibición constituye una infracción grave, sancionada con una multa del 25% de la cantidad que se abonó en efectivo, de la que responderán de forma solidaria tanto el pagador como el receptor del pago.
Además, desde la Confederación confían en que esta medida, acompañada de una actitud vigilante de las autoridades, el desarrollo de nuevas iniciativas destinadas a combatir el fraude y la fundamental coordinación de las administraciones públicas, ayude a combatir la actividad de los talleres ilegales.