El Seprona de la Guardia Civil ha denunciado a un taller de Telde, municipio situado en la Isla de Gran Canaria, por un vertido incontrolado de residuos al abandonar, presuntamente, una treintena de botes y latas que contenían sustancias químicas altamente contaminantes para el medio acuático, tales como desengrasantes, productos de limpieza de frenos o pinturas, informa el portal Teldeactualidad.com.

Tras el aviso de una persona anónima, al percatarse del vertido ilegal en las inmediaciones de la playa de las Salinas, en Bañaderos, los agentes del Seprona comprobaron que la mayoría de los recipientes llevaban impreso el pictograma (referencia GSH 09) que advierte de ser un material altamente contaminante para el medio ambiente.

El taller ha sido denunciado por una infracción contra la Ley de Residuos de Canarias que, por este tipo de actos, catalogados como “muy graves”, contempla multas de hasta 1,2 millones de euros. La denuncia administrativa ha sido remitida a la Agencia Canaria de Protección del Medio Urbano y Natural, dependiente del Gobiernto Autonómico de Canarias, organismo encargado de la tramitación y resolución del corresponiente expediente sancionador.

Por otro lado, y según la misma fuente, el Seprona ha llevado a cabo 46 actuaciones y 34 denuncias en el primer semestre en el norte de Gran Canaria sobre la Ley de Residuos, principalmente por vehículos al final de su vida útil (VFVU), que también están dentro de los catalogados como Residuos Tóxicos y Peligrosos (RTP), pero también por vertidos de aguas residuales, eliminación incontrolada de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y Residuos Tóxicos y Peligrosos (RTPs).