Agentes de la Policía Municipal de un coche patrulla, que realizaba labores de vigilancia de las islas ecológicas de Alcorcón, detectaron, el pasado 20 de noviembre, un furgón de carga que, tras comprobar la placa de matrícula y su situación administrativa, no contaba con ITV ni seguro en vigor, informa la Cadena Ser.

Los agentes siguieron a la furgoneta cuyo destino era una ITV de Alcorcón (Madrid) donde detectaron que el conductor, junto a otro grupo de personas que ya estaban en la instalación, contaban con un trato "distinto" al del resto de clientes situados en los boxes ordinarios del centro de inspección técnica.

Además, verifican que son varios los usuarios que pasan la inspección de manera diferente a los demás. Incluso, en muchas ocasiones, no tienen que introducir el coche o la furgoneta por las líneas de inspección. También se percatan cómo, fuera de caja, existe un intercambio económico entre los trabajadores inspeccionados y los clientes vigilados.

A los efectivos de la Policía Municipal de Alcorcón les llama también la atención que la furgoneta a la que han seguido hasta la ITV cuenta con una vivienda dentro de la zona de carga, algo totalmente prohibido salvo homologación.

Las dudas suscitadas conllevan el apoyo de nuevos vehículos patrulla que vigilan lo que allí está pasando, según la información de la Cadena Ser. Una vez dentro de la estación, descubren que los operarios realizan inspecciones favorables a vehículos que no lo son, facilitando el trámite a los propietarios implicados que, en otros centros, no contarían con la aceptación de la prueba de certificación ITV.