La división de motores del grupo Continental ha inaugurado un nuevo centro de pruebas y desarrollo de unidades de control de transmisiones en Nuremberg (Alemania), ubicado en la sede de esta división. El centro ha supuesto una inversión de 7,5 millones de euros y contará con una plantilla formada por 200 personas, que trabajarán en nueve laboratorios, con una superficie de 2.500 metros cuadrados.

Según explican desde la compañía, estas nuevas instalaciones servirán para reforzar la cooperación entre los ingenieros de investigación y desarrollo y el personal de producción, que podrán poner en marcha un proceso de fabricación eficiente para los productos que se desarrollen.