Desde hace unos años, el número de autónomos en España está aumentando (ya son el 17%) y está cambiando el perfil de los mismos. En base a los trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el perfil más común de trabajador autónomo en España es el de un hombre, de unos 43 años de edad media.

Pese a que pudiera parecer que actividades como las profesiones liberales (abogado, médico) y los servicios (peluquerías, comercios) son las que acaparan un mayor número de autónomos, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, los sectores que tienen más proporción de autónomos son los mecánicos o reparadores de vehículos, la construcción y la hostelería.

En cuanto a las causas de trabajar por cuenta propia, para el 23,16% de los trabajadores por cuenta propia la razón principal por la que empezaron a trabajar por su cuenta fue la de continuar con el negocio familiar. Ese porcentaje aumentó hasta el 26,7% en los empresarios con asalariados y se situó en el 21,35% en los trabajadores independientes y miembros de cooperativa. La segunda razón en importancia fue que se presentó una buena oportunidad para el 22,54% de los trabajadores por cuenta propia y la tercera que es la práctica habitual en la actividad que realiza (13,58%).