CONEPA pide a la Administración rapidez en la investigación sobre los riegos reales de la exposición a emisiones diesel en los talleres y, a la vez, se ofrece para colaborar, como parte implicada, en los estudios que va a realizar al respecto el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.


A raiz de que, hace unos meses, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer(IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, incluyó las emisiones de humos de combustión de los motores diesel en los listados de sustancias cancerígenas para el ser humano. CONEPA se puso en contacto con el Instituto Nacional de seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) al objeto de aclarar el alcance real de la decisión de IARC y valorar la implementación de nuevas acciones para proteger la salud laboral de los profesionales de la posventa del automóvil.
En respuesta a las inquietudes de CONEPA, la directora del INSHT, Mª Dolores Limón, ha enviado a la federación un informe del Centro Nacional de Condiciones de Trabajo de Barcelona en el que se confirma que  en la legislación actual europea los humos de combustión de motores diésel no están incluidos en la lista de sustancias susceptibles de producir cáncer aunque sí algunos de sus componentes y el propio combustible diésel, clasificado como "sospechoso de ser cancerígeno" en base al Sistema Globalmente Armonizado (SGA) y a la Directiva 67/548/CEE.
Por todo ello, el  INSHT, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, ha informado a CONEPA de que, a raíz del informe de la IARC,  tiene previsto intensificar acciones de investigación al respecto, en el terreno de la evaluación de riesgos a la exposición y su control (a través de sistemas de extracción local), en especial en lugares donde se desarrollen actividades generadoras de niveles significativos de humos de combustión diesel. Para ello, el INSHT colaborará con las partes afectadas. CONEPA se ha ofrecido a participar en los trabajos relacionados con los talleres y ha pedido al instituto celeridad en los mismos.
"Incidimos en este asunto por la importancia que consideramos tiene, ya que nuestro sector da empleo a unas 150.000 personas, la mayor parte de las cuales  están expuestas directamente a las citadas emisiones y muchas de ellas también al contacto con combustible diésel. Desde la publicación del informe de la AIRC, han sido frecuentes las consultas al respecto recibidas a través de las 15 asociaciones integradas en nuestra federación", señala Víctor Rivera, secretario general de CONEPA.