La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (FACONAUTO), ha declarado, a través de un comunicado hecho público poco tiempo después de conocerse la prorroga del Plan PIVE, que la renovación y aumento del presupuesto del plan de incentivos a la compra de turismos, anunciada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "parará la destrucción de empleo que sufren las redes de concesionarios, que el año pasado perdieron más de 5.000 puestos de trabajo".


La patronal de los concesionarios ha valorado positivamente la apuesta del Gobierno por renovar un Plan que ha cumplido ampliamente los objetivos para los que fue creado. En este sentido, FACONAUTO recuerda que la actividad comercial de los concesionarios ha crecido un 150% en el último trimestre del pasado año gracias a los efectos del Plan.
FACONAUTO estima que el PIVE permitirá que el mercado de la automoción rebase las 800.000 unidades este año, acercándolo a niveles más acordes con las dimensiones de nuestro país, lo que a su vez multiplicará el demostrado efecto "arrastre" que el sector tiene sobre otros de la economía.
"Era esencial para los concesionarios la renovación del PIVE, de lo contrario se hubiera frenado una dinámica positiva que ya estaba permitiendo a la red comercial tomar un poco de aire. Tenemos que agradecer al Gobierno la sensibilidad que ha mostrado hacia nuestro sector", ha dicho Jaume Roura, presidente de FACONAUTO.
La patronal ha indicado que el Plan Prima Aire, consistente en incentivos para la compra de vehículos comerciales, es una clara apuesta por revitalizar la actividad del país y por un segmento del mercado que también es clave para la automoción.
Finalmente, FACONAUTO ha indicado que ambos planes repercutirán positivamente en la actividad de las fábricas de coches presentes en nuestro país. En este sentido recuerda que la producción ya estaba atendiendo y adaptándose a la demanda del PIVE, lo que en enero está traduciendo en un incremento real de las matriculaciones.