El Plan PIVE está teniendo unos impactos muy positivos sobre la economía y sociedad española. El Plan, gestionado de manera eficaz por el IDAE y con el apoyo de fabricantes y concesionarios, está cosechando un éxito que ha provocado que los fondos estén próximos a agotarse, con más de dos meses de antelación sobre la fecha prevista. Por ello, Faconauto, Anfac, Aniacam y Ganvam han pedido su renovación.

“Este Plan ha hecho posible que el mercado alcanzara las 700.000 matriculaciones en 2012, cifra que hubiera sido muy inferior de no haberse puesto en marcha, el pasado mes de octubre. Además, las redes de distribución han mejorado ostensiblemente su situación, al verse incrementado entre septiembre y diciembre su tráfico de exposición más del 60%. Asimismo, la mejora en las ventas ha permitido romper la tendencia de destrucción de empleo”, explican las cuatro patronales en un comunicado conjunto.
“Todos estos efectos positivos deberían mantenerse, e incluso potenciarse, puesto que se ha demostrado que este Plan genera crecimiento y confianza. Es bueno para la sociedad y economía española y, gracias al retorno fiscal, contribuye a luchar eficazmente contra el déficit público. Por ello, desde el sector del automóvil estamos convencidos de que un nuevo Plan PIVE significaría una inyección de confianza adicional para el consumo español y un apoyo significativo en la coyuntura económica más inmediata”, apostillan.