La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) considera que las ayudas a la adquisición de vehículos, anunciadas por el Gobierno de Cantabria, son una buena noticia para los concesionarios, que son los que están sufriendo con más fuerza la crisis de ventas arrastrada desde hace dos años. Asimismo, confía en que esta medida, de la se beneficiarán en primera instancia los compradores, permita recuperar el mercado y frenar la destrucción de empleo en la red de distribución.

"Estoy seguro de que los concesionarios pondrán todo de su parte para que este plan salga bien. El Gobierno de Cantabria ha sido el primero en entender que la automoción es el único sector que está en disposición de impulsar la economía y "tirar" del consumo", ha dicho el presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold.

En este sentido, la patronal de los concesionarios recuerda que los incentivos a la compra siempre han sido un éxito y que son la manera de asegurar tres cosas esenciales: dar continuidad a las pymes concesionarias, incrementar la recaudación por parte de las arcas públicas (cada vehículo permite recaudar unos 3.000 euros en impuestos) y frenar el envejecimiento del parque, cuya media de edad en Cantabria es de 12,5 años.

Faconauto espera que otras comunidades autónomas sigan el ejemplo de Cantabria y, sobre todo, que el Gobierno Central empiece también a aplicar medidas concretas dentro de nuestro país y que entienda que la automoción es una baza fundamental para la acelerar la recuperación.