Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam, ha presentado en Madrid el Plan Estratégico de la asociación y la nueva identidad corporativa de esta patronal. Vidal de la Peña ha enfatizado en la necesidad de que el sector tenga una voz única, que tenga representatividad ante las administraciones y la opinión pública. Por ello, ha señalado que Ganvam pretende ser un "punto de encuentro entre todos, porque somos la voz de la distribución de vehículos". "Si no se entienden las personas, deberán entenderse las entidades". Y es que, como el presidente de Ganvam ha señalado, "no hay otra asociación que tenga tal amalgama de subsectores representados y un ámbito territorial tan extenso y con tanta representatividad, ya que representamos a distribuidores, concesionarios, talleres y compraventas, entre otros negocios".

El Plan Estratégico presentado por Ganvam se implantará de forma progresiva en los próximos cinco años, con el objetivo de acompasar los cambios y liderar la transición hacia el modelo de negocio que se derive de la digitalización, el big data y las nuevas formas de movilidad. Esta estrategia de transformación, diseñada junto con la consultora KPMG, se ha bautizado con el nombre de Plan 5G, ya que cinco es su ciclo de vida (2018-2022), G es la inicial de Ganvam, y la combinación de ambas da como resultado la tecnología 5G, base de la conectividad que está provocando la revolución del sector automoción.

Con este Plan Estratégico, Ganvam busca que la distribución del automóvil tenga el mismo posicionamiento que la Industria en su diálogo con la Administración; lo cual pasa además por la puesta en marcha de una agenda sectorial de la distribución, que contemple áreas tan estratégicas como la innovación tecnológica o el capital humano para facilitar la digitalización de toda la cadena de valor.

En un plano más operativo, con esta hoja de ruta Ganvam persigue, por un lado, convertirse en socio tecnológico de la distribución para aportar a las pymes del sector el conocimiento y la estructura necesaria para digitalizarse; y por otro, abrirse al consumidor final, así como aumentar su capacidad negociadora con la Administración ante los cambios normativos que exige el nuevo mercado.

Según el presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, “esta profunda transformación no supone perder nuestra esencia sino ofrecer la mejor versión de nosotros mismos para reforzar nuestro papel como patronal mayoritaria, garantizando un funcionamiento y un desarrollo de soluciones más acorde a los intereses actuales del sector de la distribución y detectando nuevas oportunidades que permitan rentabilizar y maximizar sus negocios”.

Para situarse como el socio digital de la distribución, la estrategia de la patronal pasa por ser el músculo tecnológico de todas las pymes de la distribución, a través de la puesta en marcha de una plataforma de servicios tejida a partir de una red de partners profesionales de referencia.

Por otro lado, para abrirse al consumidor final, Ganvam nutrirá al conductor de aquellas aplicaciones y servicios online necesarias para mejorar la toma de decisiones relacionadas con la movilidad, cubriendo el arco de influencia de la distribución (venta, posventa, seguros, peritaje, entre otros) y permitiendo además que este modelo organizativo actúe como palanca de desarrollo para el negocio de sus diferentes asociados.

La estrategia B2C se completará con el arbitraje de la satisfacción del consumidor final ante esos servicios, lo que dará lugar a la creación de un sello de excelencia por subsectores cubriendo todos los que conforman la distribución. Con esta homologación oficial, Ganvam busca crear redes preferentes, que sirvan de acicate para que el sector se autorregule. Además, en el caso de los concesionarios, las redes podrán conseguir mayor reconocimiento frente a la marca que, a partir de ahora, tendrá un criterio objetivo para evaluar a su red.

Este plan de transformación viene acompañado de una nueva identidad corporativa y visual que, diseñada por la agencia de branding Summa, proyecta una imagen más moderna y, sobre todo, plenamente digital. Su nuevo logo, de líneas más minimalistas, transforma su simbólica G para representar ahora los eslabones que unen al sector ante los retos de la nueva movilidad, convencidos de que cuanto más cohesionado esté, más fácil será alcanzar los intereses comunes.