La 3ª Reunión de la Comisión Técnica de Buenas Prácticas en la Automoción (BPA), celebrada por Asepa el 26 de junio en Madrid, acogió también la presentación de la monografía Asepa-Gasnam “El Gas Natural en la Movilidad”, que muestra cómo este tipo de energía es una alternativa inmediata en todo tipo de transporte. Según Eugenia Sillero, secretaria general de Gasnam, el gas natural contribuye a mejorar la calidad del aire y también puede ser renovable. Y así lo indica también la Unión Europea, dentro de la Directiva de Combustibles Alternativos, que incluye al gas natural en la cuota de energías renovables del 32% para el año 2030.

En Europa existen 367 plantas en condiciones de inyectar a la red de gaseoductos, mientras que en España se encuentra la Planta de Valdemingómez (Madrid), la más grande de Europa, que inyecta en la red de gas natural de Madrid 10 millones de m3/año aprox. Este gas renovable equivale al consumo de la flota entera de 450 camiones de basura RSU, todos de GNC. Puro ejemplo de economía circular. A nivel europeo, este gas renovable ocupa a 16.000 personas (empleo) y aporta al PIB 226 millones de euros al año (valor estimado). En cuanto a la infraestructura, existen 124 estaciones de gas natural en España y se prevé la apertura de 80 más.

Por su parte, David Fernández Rubial, subdirector de Gas Natural Vehicular de Nedgia (Gas Natural Distribución), del Grupo Gas Natural Fenosa, habló durante la jornada de los mecanismos para reducir las emisiones de CO2: alta eficiencia energética, tecnologías de suministro diversificadas y alta utilización de fuentes de energía renovables. El gas natural vehicular (GNV) es una solución tecnológicamente madura, con beneficios económicos, con un coste por kilómetro recorrido con ahorros del 50% respecto a la gasolina y del 30% al diesel, pero también con reducciones de coste en aparcamiento, peajes e impuestos para vehículos de tracción mecánica.

Respecto a los beneficios medioambientales, se produce una reducción a casi cero de las emisiones de NO2, más del 95% de emisiones de partículas PM10, hasta un 30% en CO2, no emite SO2 (dióxido de azufre) y gas renovable las emisiones son neutras. Según el responsable, el uso de vehículos con GNV procedente de gas renovable inyectado en la red de distribución de gas natural supone que el consumo de dicha energía sea considerado “emisión neutra de CO2”.

El punto de vista de la industria del automóvil lo puso Antonio Calvo, director de Movilidad Sostenible de SEAT España. “¿Hacia dónde vamos?”, preguntaba el ponente al auditorio. “Se ha producido un cambio disruptivo en la industria del automóvil y en su posventa”, con altas inversiones para “modificar el modelo de negocio” en una “transición ordenada”. “SEAT apuesta por la electromovilidad, que no será tan rápida y tan inmediata, pero también por el GNV, un combustible alternativo y sostenible con gran futuro, aunque los motores de combustión interna todavía tengan recorrido”. Para Calvo, todavía falta conocimiento en el consumidor de las alternativas que tiene a su disposición en el mercado. “Todos queremos ser más sostenibles y más verdes, pero no queremos pagar más”.