Esta nueva oficina se ajusta a su plan estratégico de expansión en la Península Ibérica, con el objetivo de impulsar el mercado multimarca y aumentar el volumen de actividad en el país vecino, beneficiándose de las sinergias que se generan con Hella España. La compañía operará directamente con distribuidores portugueses desde su sede en Lisboa, que se  beneficiarán del apoyo logístico y técnico, la gestión de garantías, capacitación en servicio, y el know-how acumulado en sus casi cincuenta años de presencia española en el mercado de la posventa del automóvil.

Con esta mejora de la estructura de Hella en Portugal se fortalece su política de proximidad al distribuidor, tratando de adaptarse a la idiosincrasia de cada región con el fin de mejorar los servicios y maximizar las oportunidades de negocio. En este sentido, la compañía no sólo
reforzará su presencia en las áreas de alumbrado y electricidad, ya que también planea introducir sus líneas de productos relacionados con la Industria Química, Thermocontrol, completando así el esquema con 4 2 actividad que actualmente opera en España.

Este nueva oficina, que dependerá de la Director General de Hella España y Portugal, Ismael Carmena, refuerza la presencia de Hella en el  erritorio peninsular que en la actualidad cuenta con oficinas en Madrid, Barcelona, Las Palmas, Sevilla, Valencia, Santiago de Compostela y Lisboa ahora.

En la actualidad, el mercado luso de la posventa se caracteriza por su alta concentración, con 250 tiendas y un centenar de distribuidores. Para dar servicio a un parque de 4,1 millones de vehículos cuyo promedio de antigüedad es de más de diez años.