Herranz ha dejado de vender BMW y Mini después de 32 años como principal concesionario de estas marcas en Madrid. Tal y como anunciamos en Posventa.info, Herranz no ha podido aguantar más y se ha visto en la obligación de dejar de vender BMW y Mini y prestar solo servicios de reparación y mantenimiento de los coches. De las cuatro exposiciones que tenía en Madrid ya no tiene ninguna y se ha quedado con dos de sus instalaciones para prestar servicio de taller, en la calle Goya 118 y en la calle Alcalá 472-474.