El fabricante japonés de automóviles Honda ha llamado a revisión 489.000 unidades de su modelo monovolumen CR-V en Europa y Estados Unidos por un problema con el aislamiento del sistema eléctrico de la ventanilla del conductor.

Esta campaña de revisión afecta a unas 220.000 unidades del modelo CR-V en Europa, mientras que en Estados Unidos se revisarán unas 268.000 unidades por este de defecto y en África están afectadas unas 100 unidades. Los modelos envueltos en esta iniciativa fueron fabricados entre 2001 y 2006.
El problema detectado en las unidades del CR-V deriva de un problema con el aislamiento de la ventanilla del conductor, en la que se puede filtrar agua y provocar un mal funcionamiento del sistema eléctrico, lo que puede ocasionar, en último caso, un posible incendio, según informó una portavoz de la empresa.
Desde la compañía han tenido conocimiento de cinco casos en los que este defecto ha derivado en un fuego en la ventanilla del conductor, aunque este defecto no ha provocado ningún accidente o lesión a los ocupantes del vehículo.