Talleres Castillo, concesionario oficial Citroën en Madrid, en la calle Lezama de Madrid ha abierto las puertas de sus nuevas instalaciones que encarnan un nuevo proyecto desarrollado para los clientes más exigentes.

"El nuevo proyecto nace con el objetivo de dar un excelente servicio y ofrecer la mejor calidad a nuestros clientes", afirmó Antonio Castillo, propietario del concesionario oficial de Citroën que con más de 6.000 metros cuadrados entre sus dos instalaciones se convierten en uno de los pilares de la red de la marca en el norte de Madrid. "Se trata de un proyecto ambicioso de crecimiento, una apuesta que supone una
importante inversión en momentos difíciles", quiso destacar Castillo.

A la inuguración asistieron  Alfredo Vila, director general de Automóviles Citroën para España y Portugal,  Asun Bueno, directora comercial de Citroën España, y Rafael Prieto, director general de PSA Peugeot Citroën Ibérica. Alfredo Vila dió las gracias al concesionario Citroën por
"transmitir ilusión y coraje en momentos complicados, y por ser capaces de demostrar que se pueden tomar iniciativas y emprender acciones".

Durante el acto se pudieron visitar los más de 2.500 m2 de talleres de mecánica, carrocería y pintura con los que cuenta Talleres Castillo, 500  m2 para piezas y accesorios, y los 800 m2 de exposición de vehículo nuevo y de ocasión.

Talleres Castillo ofrece todos los servicios, contando con los mejores medios técnicos y humanos en un entorno moderno y funcional. Cuenta también con un espacio reservado para que los más pequeños se entretengan en su visita al concesionario. Un proyecto global para a la altura del público más exigente.

Las nuevas instalaciones de Talleres Castillo destacan por ser una apuesta por la creatividad y la tecnología que está presente tanto en su nueva imagen de marca como en todas las áreas de la organización y de su red de concesionarios, desde las instalaciones a los vehículos que
comercializa.