El 10% de las matriculaciones será de Vehículos de Energías Alternativas (VEA) en 2019 en la comunidad andaluza, según datos ofrecidos durante la VII Jornada de Automoción de Andalucía, que han organizado la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), la Asociación de Concesionarios de Sevilla (Asconse) y la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme).

Durante el encuentro, se ha analizado el impacto que puede tener sobre la actividad de los concesionarios tanto la llegada de los VEA (eléctricos y diferentes híbridos eléctricos y gas), como de los nuevos modelos de propiedad y adquisición de los coches.

Ya en el presente ejercicio, las matriculaciones de los VEA en Andalucía supondrán el 7% del total, en un mercado que cerrará en 148.000 millones de unidades. En 2019, con un mercado total casi plano, ese porcentaje subirá hasta el 10%, destacando la evolución de los híbridos a gas, que crecerán a un ritmo del 78%, hasta las 3.000 unidades, y de los híbridos (gasolina/eléctrico), cuyas matriculaciones superarán las 9.000 unidades. Por su parte, el eléctrico puro crecería al 18% y unas 300 unidades.

Las patronales han recalcado que las ventas de vehículos de energías alternativas comenzarán a ser reseñables en 2019, pero que lo serían más si hubiera un apoyo decidido desde las Administraciones Públicas a su adquisición o a la extensión de su infraestructura. Al respecto, consideran que el coche ha de ser contemplado como un aliado para avanzar hacia la descarbonización del modelo de movilidad, que pasaría por apoyar más decididamente los VEA, pero también por sustituir los coches antiguos en circulación.

“El sector está de acuerdo en que hay que ir hacia una movilidad sostenible, pero cuando se aborda este tema parece que solo nos centramos en el tipo y en las emisiones de vehículos que se van a fabricar en el futuro. No podemos olvidar, si queremos avanzar hacia ese objetivo compartido, que hay que propiciar una retirada sostenida, ambiciosa e importante de los coches con más edad. Parece que el nuevo Gobierno tiene esta misma visión”, ha declarado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez.

En cuanto a los nuevos modelos de adquisición y posesión de vehículos, pueden jugar un papel importante en esa transición energética y en la renovación del parque, por lo que también habrían de tenerse en cuenta en futuras políticas medioambientales. En este sentido, a lo largo de la jornada se ha coincidido en que los concesionarios no están siendo ajenos a estos cambios, y que se están posicionando para ofrecer a los compradores todas las opciones posibles para adquirir un vehículo, por lo que su negocio empieza a centrarse no sólo en la venta, sino también en la prestación de servicios de movilidad.

En palabras de la presidenta de Asconse Carmen B. Moreno, “los concesionarios tenemos un importante papel que jugar como prescriptores de una movilidad sostenible. También tenemos un papel que jugar para tratar de hacer entender a las Administraciones Públicas que el vehículo privado no es parte del problema, sino parte de la solución. Somos los primeros en apostar por un modelo de automoción sostenible, eficiente y seguro. Estamos siendo protagonistas de esta oportunidad, prescribiendo las nuevas tecnologías y los vehículos de energías alternativas que, como vemos, se posicionan como una realidad muy pujante”.