La Federación Regional de Asociaciones de Empresarios de Automoción de Castilla-La Mancha mantuvo recientemente la primera reunión del año en la sede de FECIR (Federación Empresarial de Ciudad Real), donde abordaron diversos temas de interés para el sector.

 

La Junta Directiva de la Organización Regional Sectorial encabezada por su presidenta, Flora Plaza, quiso mostrar así su apoyo tanto a FECIR como a la propia Asociación Provincial de Automoción (APEA) en esta nueva etapa.

Entre los asuntos planteados los miembros del órgano de dirección de la Federación Regional analizaron la aplicación del Plan de Adecuación normativa de instalaciones y establecimientos industriales en materia de seguridad industrial que se puso en marcha el pasado año.

Además, volvieron a insistir en la urgencia de hacer frente a la proliferación de talleres ilegales. De hecho, la Federación Regional de Automoción lleva años denunciando la existencia de talleres clandestinos que no cumplen con los requisitos mínimos de garantía en las reparaciones.

Esta actividad ilegal, recordemos, pone en peligro la seguridad vial y la viabilidad de los talleres de reparación de vehículos que están legalmente establecidos y que disponen de su Placa Identificativa.

Las actuaciones que vienen realizando para poner freno a esta situación pasan por reuniones con representantes de las distintas administraciones implicadas tanto de ámbito regional como provincial, además de denuncias desde las propias asociaciones provinciales.

Si bien hasta la fecha se han obtenido pocos resultados, la implicación y participación de las administraciones competentes son imprescindibles para frenar esta situación.
Igualmente, durante el encuentro se planteó la problemática que existe con la venta ilegal de vehículos en la calle, ya que la mayoría de las veces no disponen de la documentación y garantías necesarias.