Tiempos muertos de espera, trámites administrativos y la preparación del vehículo para la entrega acaparan el 50% del tiempo que pasa un coche en el taller para reparaciones mecánicas o carrocería. Así lo indica un estudio hecho público por Faconauto, que reduce ese tiempo al 33% en mantenimientos programados.

El estudio, llevado a cabo por la patronal Faconauto, aprecia diferencias en el tiempo que se dedica a los trámites administrativos en reparaciones de carrocería respecto a las mecánicas. Al parecer, esto responde a que, en el primer caso, suelen ser operaciones de importe más elevado, pero también a las tramitaciones con las aseguradoras, más frecuentes en tareas de carrocería.
Por lo que toca a las operaciones de mecánica, suelen requerir más tiempo de diagnosis previa del empleado propiamente en la fase de reparación, al contrario de lo que sucede en las averías que afectan a la carrocería.
Reducir los tiempos en los que no se trabaja directamente sobre la reparación puede ayudar a los concesionarios a ganar eficiencia y rentabilidad. Según datos de Faconauto, la facturación de los concesionarios ha caído el 30% en el área de taller y el 21% en la de recambios en los últimos cinco años.