En el marco de la denominada operación "Clau anglesa", agentes del Grupo de Medio Ambiente de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la Comunitat Valenciana han detenido a dos personas como supuestos autores de un delito contra los derechos de los trabajadores y contra el medio ambiente y han localizado un total de 14 talleres ilegales, se ha desmantelado un invernadero dedicado al cultivo de marihuana, se han detectado armas y se ha averiguado la procedencia de algunos vehículos.


Según ha informado la policía en un comunicado, ya son 101 los talleres inspeccionados y se han detectado once talleres ilegales en la provincia de Valencia, dos de ellos en Silla; dos en Castellón y uno en Alicante. Asimismo, se han descubierto más de 25 talleres con diversas anomalías.
El objetivo de esta operación es controlar los talleres ilegales que funcionan sin los correspondientes permisos, sin los controles necesarios y sin la cualificación necesaria. El funcionamiento de estos locales afecta negativamente al medio ambiente, a la seguridad vial y a los talleres legales, a los que hacen competencia desleal.