Según estimaciones de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción, (FACONAUTO), la subida del IVA anunciada hoy por el Gobierno hará que un 10% de las operaciones en marcha (ya señalizadas por el comprador) en los concesionarios de nuestro país no se concrete en venta, por el carácter disuasorio que previsiblemente tendrá esa subida. De esta manera, advierte la patronal de los oncesionarios, lo esperable es que las matriculaciones de dos meses de por sí flojos, como son agosto y septiembre, sean peor de lo esperado.

FACONAUTO calcula que el efecto fiscal del incremento será de 691 euros por vehículo, (650 euros en las previsiones de Ganvam). De esta
manera, advierte la patronal, se retrasará el inicio de la recuperación del sector de la automoción, que lleva cinco años sumido en una crisis profunda, ya que la demanda seguirá igual o más deprimida. Esto hará de igual manera que el parque automovilístico de nuestro país continúe su alarmante envejecimiento, que ya se ha acelerado en los dos últimos ejercicios.

En este sentido, el incremento impositivo repercutirá también sobre la reparación y el mantenimiento de los vehículos, lo que tendrá a su vez una repercusión negativa sobre la siniestralidad en nuestras carreteras.

"Si lo que quiere el Gobierno es castigar al automóvil, la medida es de lo más acertada. Si lo que quiere es recaudar más dinero, el efecto será nulo en lo que a la automoción se refiere, ya que el aumento del IVA tendrá un efecto disuasorio, tanto sobre la adquisición de coches como
sobre su uso, porque no hay que olvidar que subirá también la gasolina", ha dicho el presidente de FACONAUTO, Antonio Romero-Haupold.