La Unión Europea abrió este miércoles la vía a un tratado de libre comercio con Japón que podría convertirse en uno de los más importantes del mundo y que, según la Comisión Europea, haría crecer un punto la economía de la zona, pero que, al mismo tiempo, preocupa al sector del automóvil.

La decisión fue tomada este miércoles por el colegio de comisarios. Ahora los estados miembros tendrán que dar su acuerdo para empezar las negociaciones, algo que podría ocurrir en la próxima cumbre de jefes de Estado y de gobierno europeos prevista en octubre. Si se concluyera el acuerdo con Japón, la UE "podría ganar un punto porcentual de crecimiento y aumentar un tercio las exportaciones" hacia el país asiático, dijo el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, que considera que el acuerdo podría crear 400.000 empleos.

La idea del tratado preocupa sin embargo a la industria, sobre al sector del automóvil, mientras que algunos expertos ponen en duda que Japón abra sus barreras comerciales y sus restricciones de acceso a los mercados públicos para las empresas extranjeras.

Algunos de los miembros del colegio de comisarios opusieron reservas a la decisión de este miércoles, según una fuente interna, entre ellos el francés Michel Barnier (Servicios Financieros) el italiano Antonio Tajani (Industria) y el alemán Gunther Oettinger (Energía).

"Hay muchos problemas por resolver en el sector del automóvil en Europa pero tenemos que separarlos de estos acuerdos de libre comercio", señaló De Gucht, y recordó que un acuerdo de libre comercio en 2010 con Corea del Sur, otro importante fabricante de automóviles, fue favorable a las exportaciones.

En mayo de 2011, la Unión Europea y Japón se pusieron de acuerdo para alcanzar un acuerdo de libre comercio "completo y en profundidad" que cubra no sólo los derechos de aduana sino también los demás obstáculos al comercio. En general, la Unión Europea busca acelerar la firma de tratados de libre comercio sobre todo con los países emergentes, con el objetivo de estimular la economía.