El 64% de las empresas padece las consecuencias negativas de la morosidad, el 27% sufre impagos significativos y el 9% está en riesgo de cerrar por este motivo. Esta es la foto fija de la morosidad que ofrece el Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España que impulsan Crédito y Caución, Iberinform y el IE Business School. Pero el dato más preocupante tiene que ver con la tendencia al mirar atrás: por primera vez desde 2012, el estudio percibe un ligero empeoramiento en varios indicadores, como la tasa de empresas que ha sufrido impagos significativos en los últimos doce meses.

Según el Estudio, elaborado por Crédito y Caución e Iberinform con el soporte académico del IE Business School, el comportamiento en pagos de la Administración con las empresas ha registrado una mejoría. Sólo el 3% de las empresas que trabajan para el sector público, frente al 7% del año anterior, soporta tasas de impago que suponen un riesgo claro para su supervivencia. En el B2B, sin embargo, se registra el primer empeoramiento desde que se realiza el estudio: el 6% de las empresas soporta altas tasas de impago con sus clientes, frente al 3% del año anterior.

Las consecuencias de la morosidad afectan a la actividad del 64% de las empresas: incrementa sus costes financieros (39%), supone una pérdida de ingresos (39%), limita el crecimiento (16%) o las nuevas inversiones (15)%) o amenaza la continuidad empresarial (9%).