Las piezas de seguridad procedentes del desguace, a debate

Las piezas de seguridad procedentes del desguace, a debate

El debate sobre la utilización de piezas de seguridad procedentes de los desguaces ha vuelto a la actualidad. Esta mañana se ha celebrado el VIII encuentro nacional sobre Gestión y Reciclado de Vehículos Fuera de Uso y allí, en la mesa redonda que abría el evento ha saltado nuevamente el debate.
La mesa redonda contaba con la participación de Santiago Dávila, consejero técnico del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera; Víctor Rivera, secretario general de Conepa; Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto; Rafael Pardo, director general de Aedra y Víctor García Alía, secretario general de Aniacam.

García Alía planteaba que no existe una normativa que prohíba las piezas de seguridad procedentes del desguace, lo que no es totalmente cierto: el RD 1457/1986 es el marco jurídico que regula a los talleres en su artículo 9, referido a las piezas de repuesto, prohíbe su instalación. Sin embargo, la venta de estas piezas no está prohibida.

Víctor Rivera decía que “no tiene sentido que se prohíba la instalación y no se prohíba su venta”, “o todos moros o todos cristianos” añadía luego en conversación con quien escribe estas líneas. Su conclusión es que debe quedar al buen criterio del profesional del taller la instalación o no de este tipo de piezas. Puntualiza que de esa decisión debe responder el propio profesional, quien está obligado a garantizar su trabajo y responder sobre el mismo.

A título particular, un miembro destacado de Cetraa se mostraba absolutamente conforme con la posición de Victor Rivera y nos explicaba que en un vehículo “siniestro total” con un golpe trasero que no haya afectado a la parte delantera ¿por qué no se va a utilizar una pieza de seguridad ubicada en esa zona?

Preguntado por Posventa.info, Rafael Pardo decía “no existe documentado ni un solo caso de accidente ocasionado por el montaje de piezas de seguridad procedentes del desguace”. Su punto de vista también deja a criterio del profesional del taller y del propio desguace el buen estado e instalación de este tipo de piezas.

Miguel Ángel Cuerno ha recordado que lleva años discutiendo con Aedra la definición de un listado de piezas de seguridad que quedarían excluidas del mercado pero que no ha sido posible un acuerdo al respecto, ni las instituciones europeas han apoyado esa cuestión. Por ello está trabajando, junto con Aedra, en la definición de una etiqueta (en principio de carácter voluntario) que aportaría transparencia y trazabilidad a las piezas procedentes de vehículos fuera de uso. Las características de estas etiquetas deberían también formar parte de ese acuerdo.

Por otro lado, Miguel Ángel Cuerno ha insistido en excluir los neumáticos del campo de aplicación del decreto sobre vehículos fuera de uso.

La polémica tiene particular importancia en un momento en el que se está debatiendo con las administraciones públicas la actualización de la normativa que regula la actividad de los talleres. Por esa razón, desde Posventa.info nos hemos puesto en contacto con el presidente de la comisión de recambios de Sernauto, Benito Tesier.

En conversación telefónica, Benito Tesier nos ha reiterado la posición de la patronal de los fabricantes de componentes, favorable al reciclaje de las piezas procedentes de los vehículos fuera de uso y también favorable a su reutilización, aunque, en este caso, limitada a las piezas estéticas o no determinantes en el funcionamiento mecánico del vehículo o su seguridad.

Concretamente el texto completo del RD 1457/1986 en su artículo 9, referido a las piezas de repuesto, dice que:

“Previa conformidad escrita del cliente, podrán utilizarse piezas usadas o no específicas del modelo de vehículo a reparar, siempre que el taller se responsabilice por escrito de que las piezas usadas se encuentran en buen estado o de que las piezas no específicas permiten una adaptación con garantía suficiente en el modelo de vehículo que se repara, en los casos siguientes:

– Por razón de urgencia justificada.

– Por tratarse de elementos de modelos que se han dejado de fabricar y de figurar en las existencias normales de los almacenes de repuestos.

– Por cualquier otra razón aceptada por el usuario; siempre y cuando no afecte a elementos activos o conjuntos de los sistemas de frenado, suspensión y dirección del vehículo”.

Deja un comentario