El volumen de reparaciones descenderá previsiblemente en torno a un 4% en 2012, después de cuatro años consecutivos de bajadas ininterrumpidas. Desde que comenzara la crisis en 2008, las valoraciones de siniestros acumulan una caída del 17,5%, según el estudio "Evolución de la posventa en la crisis" presentado por la consultora Audatex, con motivo de Innotaller, jornada de innovación en la que participan un centenar de profesionales de la posventa.

El informe -realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros- recuerda cómo las reparaciones comenzaron su tendencia bajista coincidiendo precisamente con el inicio de la crisis en 2008 y la caída de la demanda de automóviles que marcó un punto de inflexión también en la actividad de posventa.
Según Audatex, el desplome de las matriculaciones -más de un 50% desde el inicio de la crisis- ha provocado una desaceleración del crecimiento del parque. Así, si bien en los años anteriores a la crisis el parque venía aumentando a un ritmo cercano al 4%, éste se redujo a la mitad a partir de 2008, hasta situarse actualmente en niveles de crecimiento en torno al 1%.
Además, esta debacle de las ventas de nuevos unido al alargamiento de la vida útil de los vehículos ha favorecido sobremanera el envejecimiento del parque rodante, lo que ha incidido negativamente sobre la actividad de posventa ya que el 59% de las reparaciones se realizan en vehículos con una antigüedad inferior a los cinco años, precisamente los que dejan mayor beneficio a los talleres.
También la incorporación de las nuevas tecnologías a los últimos modelos está influyendo directamente en la disminución de los siniestros. Sirva como ejemplo como el sensor de aparcamiento está reduciendo las reparaciones de golpes traseros que ahora representan el 28% de las colisiones, por delante de los golpes laterales (16%) -los menos frecuentes- y muy por detrás de los frontales que se producen en el 56% de los casos.
Asimismo, otro de los factores que influye en esta caída de la siniestralidad es la rebaja de la cobertura de las pólizas de auto, lo que ha afectado principalmente a la actividad de carrocería, cuyas reparaciones no son tan imprescindibles como las de naturaleza eminentemente mecánica. En la actualidad, el área de chapa y pintura reporta a los talleres el 46% de sus ingresos, lo que supone unos 5.700 millones de euros de los más de 12.000 que factura el mercado de la posventa.
Audatex recuerda que este descenso de la actividad está impactando negativamente en la cifra de negocio de los talleres, donde los pasos han disminuido del orden del 15% en los últimos años. Así, la aportación del departamento de posventa (recambio y taller) a la rentabilidad de las redes oficiales de distribución se redujo en siete puntos porcentuales, al pasar de un 69% en el primer semestre de 2011 a un 62% en el mismo periodo de este año, según datos de Ganvam.
Para el responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "en este contexto de crisis los talleres deben adaptar y mejorar su modelo de negocio, optimizando al máximo sus tiempos administrativos y de pedidos para elevar su rentabilidad. Para ello es necesario aprovechar la tecnología de los estándares de valoración que permiten identificar correctamente desde el principio el vehículo y las piezas de reparación, evitando pérdidas de material y echar más tiempo del necesario en la reparación".