Los auditores de La Torre muestran su incertidumbre por la continuidad del desguace

Los auditores de La Torre muestran su incertidumbre por la continuidad del desguace

Desguaces La Torre cambió de auditor en el ejercicio 2015, pero el informe de auditoría de ese año recoge las alarmantes salvedades que ya apuntó el anterior auditor en 2014, Garrigues Auditores, tal y como publicaba el diario Vozpopuli.com, que informa ahora de que los nuevos auditores de la empresa, Eudita Ah Auditores, advierten que existe “una incertidumbre sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad”.

El periódico recoge declaraciones del nuevo auditor. “No hemos podido obtener evidencia de auditoría que proporcione una base suficiente y adecuada para expresar una opinión de auditoría”. “En el transcurso de nuestro trabajo se han puesto de manifiesto determinadas circunstancias de diversa naturaleza, que muestran debilidades en los sistemas de control interno de la sociedad y que, por tanto, no nos permiten alcanzar una seguridad razonable sobre la existencia de transacciones, bienes, derechos u obligaciones adicionales a las contenidas en las cuentas anuales del ejercicio 2015”.

Cabe recordar que la Agencia Tributaria intervino, el pasado mes de febrero, la sede de Desguaces La Torre en Madrid y embargó bienes de la empresa por deudas con Hacienda, que ascienden a cerca de ocho millones de euros. Las investigaciones comenzaron a finales de 2013, y se han extendido al menos hasta junio de 2015, cuando la Agencia Tributaria comenzó actuaciones inspectoras sobre el impuesto de sociedades de los años 2012 y 2013.

En 2015, Desguaces La Torre registró 3,1 millones de pérdidas, alcanzando una cifra de negocio de 22,5 millones, un 3,1% menos, y terminó el año con fondo de maniobra (capital circulante con el que cuenta) negativo de 28,2 millones de euros, unos 4,5 millones más que en 2014, informa la misma fuente.

El artículo de Vozpopuli.com indica que la empresa admite en sus últimas cuentas disponibles en Registro Mercantil que al ser su patrimonio neto inferior a la mitad del capital social, se encuentra “incursa en uno de los supuestos contemplados sobre causas de disolución”. Pero añade que durante 2015 una deuda mantenida por la empresa con su propietario, Luis Miguel Rodríguez García, ha adquirido el carácter de préstamo participativo, lo que evitaría esa causa de disolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*