Los concesionarios están pasando de “ser vendedores de producto a ser vendedores de servicios”

Los concesionarios están pasando de “ser vendedores de producto a ser vendedores de servicios”

Gerardo Pérez Giménez, presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), preguntado por Posventa.info, ha manifestado que ve una evolución positiva de la posventa en los concesionarios.

Para Gerardo Pérez, los concesionarios están pasando de “ser vendedores de producto a ser vendedores de servicios”. De este modo, el concesionario está pasando de sólo vender un coche a venderlo acompañado de un programa de servicios: financiación, vehículo de sustitución, movilidad, mantenimiento, fidelidad,… Esta reconversión, en palabras del presidente de la asociación, convierte a los concesionarios en referente de la posventa y constituyen “una red fuerte, sana y con crecimiento a futuro”.

Refiriéndose a iniciativas como la de Pro Service del Grupo VAG o Distrigo de PSA, ha afirmado que “cuando un fabricante plantea grandes inversiones a su red y no colabora con ellos en nuevas áreas o proyectos de negocio, pierde su autoridad moral”. Terminó su reflexión llamando a los fabricantes a “cambiar de rumbo”. “Las redes de concesionarios no están contentas con este tipo de funcionamientos”.

En su resumen del ejercicio, el presidente de Faconauto ha anunciado que el año cerrará con 1.230.000 coches vendidos, 80.000 más que en 2016, lo que supondrá un crecimiento del 7% respecto del año anterior. Bien es cierto que reconoce que en esas cifras se incluyen 120.000 automatriculaciones de las que no se sabe en qué proporción han encontrado salida en el mercado de “cero kilómetros”. Las automatriculaciones suponen cerca de un 11% del mercado lo que, en opinión de Gerardo Pérez, “es insostenible”.

El máximo responsable de Faconauto plantea “la urgente renovación del parque automovilístico nacional, algo que debería ser prioritario en las políticas del Gobierno y de las Administraciones Públicas, que en este tema están, sin embargo, paralizadas”.

Al respecto, Gerardo Pérez considera clave que “dicha renovación del parque se haga con amplitud de miras, teniendo en cuenta los objetivos en materia climática, las necesidades de movilidad de los ciudadanos y con una herramienta inestimable como sería una nueva fiscalidad para el automóvil, enfocada al uso y a la mejora medioambiental, lo que supondría la desaparición de los actuales impuestos de matriculación y circulación”.

“La renovación del parque ha de producirse sí o sí, y tenemos que usar todos los medios y teniendo en cuenta, no sólo los vehículos de energías alternativas, sino todas las tecnologías disponibles, incluyendo los nuevos motores diésel y los vehículos usados, ya que, de otro modo, la desaparición de coches viejos y contaminantes no se producirá”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*