Desguaces La Torre, cerca de Madrid, es el desguace más grande de Europa: cuenta con 8.000 motores, 150.000 metros cuadrados, 400 trabajadores y en torno a 3.500 visitantes diarios. Por allí han pasado, en los últimos 16 años, más de 1.200.000 coches. Pero, igual que a los demás, el fantasma de la recesión también ha pillado a un negocio que uno supondría boyante a tenor de la constante e imparable precarización de la economía. Según sus responsables, la bajada de las ventas de vehículos -y la consiguiente baja de los antiguos- ha provocado que se reciban menos coches. "Nosotros vivimos de que la gente cambie de coche. Ahora quién cambia: nadie. Pues nada, no hay rotación: recibimos menos coches, entran apenas 160 al día, unos 100 menos que en los años buenos", explican.