Los empresarios de automoción castellano-manchegos están preocupados por el descenso experimentado en las ventas de coches, que según los últimos datos correspondientes a la primera quincena de julio, suponen un 39,23 por ciento menos en Castilla- La Mancha respecto al mismo período de 2011.

Por este motivo han trasladado a la consejera de Economía y Empleo, Carmen Casero la necesidad de "alguna medida de motivación para que el cliente que tenga intención de comprar un vehículo lo haga antes de la subida del IVA, que se producirá el próximo 1 de septiembre".

Se ha transmitido a la titular de la Consejería "el problema que supone para el sector el intrusismo profesional" ya que, señala "perjudica a la economía y a la seguridad industrial". Por ello se pide un mayor control en el cumplimiento de la normativa medioambiental y los residuos peligrosos que generan y que en muchos casos, añade, no siguen el cauce correcto para su gestión.

Según informa la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), la Consejera ha mostrado un "gran interés" por cada uno de los temas planteados por esta organización empresarial sectorial y ha anunciado que se van a producir inspecciones de carácter informativo y preventivo a los talleres, aspecto que ha sido "bien recibido" por la Federación.