E Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba, el pasado 18 de julio, el Real Decreto 860/2018, de 13 de julio, por el que se regulan las actividades preventivas de la acción protectora de la Seguridad Social a realizar por las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social.

Por este real decreto, ya en vigor, se procede al desarrollo reglamentario de lo dispuesto en el artículo 82.3 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en lo que respecta a la regulación básica de las actividades preventivas que, financiadas con cargo a las cuotas de la Seguridad Social, deben desarrollar las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social en el ámbito del Estado.

Desde Conepa informan de que estas actividades preventivas son, de manera resumida, las siguientes:

  • Actividades de asesoramiento a las empresas asociadas y a los trabajadores autónomos adheridos:
  • Programas de asesoramiento a pymes.
  • Programas de asesoramiento a empresa o actividades concurrentes. Esto se refiere a la obligación de Coordinación de Actividades empresariales que tienen todos los talleres.
  • Programa de difusión del servicio “Prevención10.es”. Se trata de una herramienta informática que elabora la evaluación de riesgos de los puestos de trabajo de una empresa. Los talleres con trabajadores por cuenta ajena no pueden hacer uso de esta herramienta para llevar la Prevención de Riesgos Laborales (PRL), pues no es una de las modalidades recogidas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
  • Actuaciones para el control y, en su caso, reducción de los accidentes de trabajo y de las enfermedades profesionales de la Seguridad Social.
  • Actividades de investigación, desarrollo e innovación para la reducción de las contingencias profesionales: elaboración de estudios de siniestralidad laboral, colaboración con la Administración de la Seguridad Social y elaboración y difusión de Códigos de Buenas Prácticas.

Por otro lado, Conepa recuerda que todo taller con trabajadores por cuenta ajena debe contratar un servicio de prevención ajeno. Además, la prevención de riesgos laborales en un taller con trabajadores por cuenta ajena nunca la puede asumir el empresario a través de la herramienta informática “prevencion10.es” o realizando un curso.

“Es importante que los talleres sean conscientes de ello y lo hagan valer cuando reciben ofertas de empresas, que aseguran que sus obligaciones en esta materia se pueden cubrir con la citada herramienta o con la realización de cursos específicos por parte del propio empresario”, explican desde la Federación Española, que también señala que la formación sobre prevención de riesgos laborales es distinta de la que, sobre el mismo tema, se aplica a los talleres en cumplimiento del Convenio Colectivo Estatal de la industria, la tecnología y los servicios del sector del metal, por el cual todos los empleados de un taller deben recibir formación específica en materia de PRL.