Más de 2.000 concesionarios se han dado de alta en el sistema informático que gestiona el Plan PIVE en los primeros quince días desde que éste se pusiera en funcionamiento. Tal y como estaba previsto, ha sido esta semana cuando los puntos de venta han empezado a introducir a buen ritmo las operaciones, por lo que se espera que las ventas cerradas con los clientes desde el 1 de octubre empiecen a tener un reflejo en las matriculaciones del mes de noviembre y siguientes.


Se espera asimismo que antes de final de mes la práctica totalidad de los concesionarios estén ya dados de alta, por lo que podrán atender el interés que el PIVE ha despertado entre los compradores. En este sentido, se han contabilizado ya más de 140.000 visitas a los puntos de venta en los primeros veinte días de octubre, lo que supone un incremento de más del 35% respecto a la primera decena del mes.
Este interés está teniendo también su reflejo en el apoyo que está recabando el Plan en sectores relacionados con el automóvil, como ya está ocurriendo con el financiero, el asegurador, el del reciclado, el de la distribución o el componentes, entre otros.