La alianza entre PSA Peugeot Citroën y General Motors (GM) podría dar otra vuelta de tuerca, según la prensa francesa. El diario La Tribune desveló que GM y PSA estarían considerando una fusión de Opel, la filial europea del gigante norteamericano, con la división de automóviles del grupo francés, a través de la creación de una firma conjunta a partes iguales. El proyecto está "en estudio", según el rotativo francés, que indica que todavía no se habría presentado al comité de supervisión de la compañía francesa, si bien se podría presentar "antes de que concluya este año".

Según la publicación, el plan podría requerir una aportación de capital por parte de GM a la eventual nueva empresa, dado que el valor de los activos que aportaría PSA sería superior a los de la corporación de Detroit. No obstante, el diario matiza que la familia Peugeot, titular del 25,3% de PSA y del 37,9% de sus derechos de voto, no estaría a favor de la integración.
En este punto, recuerdan las recientes declaraciones del presidente del consejo de supervisión del grupo, Thierry Peugeot, en las que manifestaba: "Queremos seguir siendo dueños de nuestro destino". En el caso de GM, la integración de Opel con negocios de PSA se enmarcaría en la búsqueda de soluciones para la filial europea en la que la corporación trabaja desde hace tiempo. Tras la noticia, los títulos de PSA en la bolsa se dispararon el 4%. Eso sí, no sabemos qué ocurriría con las redes oficiales de ambas marcas en caso de producirse la fusión.