Parece una simple rejilla en la carretera, pero se trata de un sofisticado escáner que detecta si los neumáticos circulan con menos profundidad de la debida cuando pasa el vehículo. Y además puede funcionar como un radar que multe por exceso de velocidad. El dispositivo combina cámaras de alta velocidad y láser para medir con precisión la profundidad de cada ranura del neumático, y suena un aviso si el 75% de la cubierta de neumático tiene menos de 1,6 mm de la banda de rodadura.

Pues bien, este dispositivo podría ser incorporado a las carreteras británicas, ya que la Asociación de Jefes de Policía (ACPO) ha confirmado que su asesor en tecnología de seguridad vial está "entusiasmado" con dicha posibilidad, según informa la web inglesa Autoexpress. Eso sí, un portavoz de la ACPO ha señalado que, de momento, las detecciones de este escáner no se traducirían inicialmente en puntos, sino que serían usados como una herramienta de detección más.