El Confidencial Digital ha publicado que el gobierno prepara la presentación de una nueva normativa para las ITV, en la que se delimitarán nuevos periodos y condiciones para la inspección técnica de los vehículos.


Según ese medio el texto está prácticamente cerrado, y ya ha sido presentado a la Dirección General de Tráfico, a la Guardia Civil, a las propias empresas de ITV, y a la Asociación de Automovilistas, que han dado su aprobación al proyecto.
La principal novedad de la normativa es que se mantiene la primera revisión a los cuatro años de vida del vehículo, y la siguiente dos años después. Sin embargo, a partir del sexto año, los turismos deberán pasar la ITV cada año. El Confidencial recoge que "se busca tener un mayor control de los posibles fallos del sistema que puedan tener los vehículos, y que en los últimos años se han multiplicado", según sus fuentes
Además de esta medida se prevé que tendrán que pasar una inspección técnica todos aquellos vehículos que hayan sufrido accidentes con daños graves que afecten a ruedas, suspensión, dirección, frenos o zonas de deformación. También será necesario hacerlo cuando los componentes y sistemas de seguridad del vehículo y de protección del medio ambiente hayan sido alterados o modificados. Tras un cambio de titularidad del vehículo, también será necesario pasar una ITV extraordinaria, tal y como se exige ahora en Alemania.
Se consignarán los kilómetros de los vehículos en el certificado de inspección: Para evitar el fraude en la manipulación de cuentakilómetros, se consignarán los kilómetros recorridos en el informe de inspección y se obligará a presentar el certificado de inspección anterior. Igualmente, se pretende que este fraude sea considerado un delito y se persiga más sistemáticamente.
Finalmente el automovilista podrá pasar la ITV desde un mes antes de la fecha en que debe tramitar la inspección, según su antigüedad, hasta dos meses después.
El ministerio de Industria justifica la nueva normativa con el argumento de que los fallos técnicos provocan el 6 % del total de accidentes de automóvil, lo que representa anualmente 2 000 víctimas mortales y un número muy superior de heridos, por lo que se hace necesario un mayor control del estado técnico de los vehículos.