Durante los seis primeros meses de 2012 se han duplicado los clientes registrados en el servicio de reclamación de morosos de la Asociación Navarra de Talleres de Reparación de Vehículos (ANTRV). Los impagos son un fenómeno creciente en todos los sectores y, pese a que los talleres suelen mantener una relación de gran confianza con su clientela, también los sufren cada vez en porcentajes más altos. De los datos que se disponen, hasta 170 morosos han acumulado deudas de enero a junio de 2012 en algún taller asociado a la ANTRV. Durante 2011 habían sido un centenar los deudores.

Como comenta Luis Ursúa, secretario general de la entidad y de Cetraa "están aumentando con fuerza los impagos y, aunque el taller puede retener el vehículo hasta que el cliente pague la correspondiente factura, eso no ocurre normalmente. Quizá esa relación de confianza entre taller y cliente es muchas veces la que provoca que el mecánico no reclame el pago o, al menos, no se quede con el coche hasta que le sea cubierto el gasto".