La Federación de Empresarios del Metal de Sevilla, Fedeme, ha denunciado a lo largo de este año más de 80 talleres ilegales de más de 15 localidades sevillanas y de la propia capital de la provincia. Recientemente la asociación ha recibido del Ayuntamiento de Sevilla noticia del cierre de alguno de los talleres denunciados y la imposición de multas a otros. Queda patente que se está consiguiendo que las administraciones públicas, competentes en la materia, están muy concienciadas sobre el tema de los talleres ilegales.


De este modo Fedeme cumple el compromiso adquirido con sus asociados y responde a "la creciente preocupación que estos muestran en relación a la proliferación de la competencia ilegal en su sector" tras haber comprobado sobre el terreno que "cerca del 30 por ciento de media de los talleres operan sin ningún tipo de licencia", llegando al 50 % la media de talleres visitados por Fedeme que carecen de la reglamentaria placa registral. Finalmente se ha comprobado que "un 15 por ciento de media de los talleres de reparación no realiza la gestión de los residuos peligrosos con empresas autorizadas".
Con las denuncias "se ha logrado que la totalidad de los talleres denunciados hayan sido incluidos en los diferentes programas de inspecciones con los que se trabaja, lo que implica que los protocolos de actuación se están llevando a cabo, muestra evidente de la apuesta firme por erradicar este problema que tanto daño está ocasionando al sector en los últimos tiempos".
Por otra parte, y en la misma línea, el grupo de medio ambiente de la policía autonómica valenciana ha localizado y abierto expediente a tres talleres ilegales, uno en Gandía y otros dos en Valencia, en el marco de una operación denominada "Clau anglesa".
Dicha operación, desarrollada en la totalidad del territorio autonómico valenciano, se enmarca dentro de un plan de localización, inspección y control de los talleres ilegales existentes en la Comunidad Valenciana según fuentes de la Consellería de Gobernación.En esa operación se está controlando la gestión de residuos, su almacenamiento y destino final dado el peligro que para la salud pública supone la mala gestión de dichos residuos.