California permite desde la tarde del pasado 25 de septiembre las pruebas de circulación sin conductor que Google realiza en sus carreteras, abriendo de paso la puerta a la investigación en este terreno de otras empresas. En esos vehículos debe viajar un pasajero como una medida de seguridad.


Estos vehículos utilizan una combinación de tecnologías, radar en la parte delantera, cámaras de video dirigidas a los alrededores, sensores de todo tipo, inteligencia artificial, ... Google es la empresa que más promoción ha hecho de este tipo de investigaciones pero otros proyectos similares están en curso en otras organizaciones como Caltech.
Google ya ha realizado pruebas de circulación en Nevada, que ya aprobó una ley en este sentido como ya contamos en posventa.info. Hasta el momento estos vehículos llevan acumulados unos 500.000 kilómetros, 50.000 de ellos sin intervención alguna de conductor, sin que haya habido ningún accidente.
En Google sueñan con que estos coches podrían dejar en su trabajo a un usuario para luego recoger a otra persona y de ese modo aliviar el problema de aparcamiento que sacude a la mayoría de los nucleos urbanos.
Consumer Watchdog, un grupo defensor de los derechos del consumidor, ha expresado sus reservas sobre el proyecto de Google al pensar que Google podría recopilar información personal sobre los pasajeros.Hay muchos problemas jurídicos y técnicos aún por resolver antes de que los coches sin conductor sean habituales en las carreteras.