Tres cuartas partes de los españoles espera que la conducción autónoma sea algo habitual en el plazo de veinticinco años para poder liberarse de la estresante tarea de estar pendientes del volante en todo momento, según el estudio europeo 'El Coche del Mañana' elaborado por la plataforma de vehículos en la red AutoScout24, que mueve uno de cada tres vehículos que se venden en España.

El informe ??"que recoge las expectativas de cerca de 9.000 conductores de siete países europeos sobre el coche del futuro- pone de manifiesto cómo la gran mayoría (90%) apuesta por un vehículo inteligente que garantice su seguridad en carretera.
De esta forma, si bien el 'piloto automático' pronto tendrá un papel activo en nuestras vidas, no todos están dispuestos a renunciar al placer de conducir; de hecho, en sintonía con nuestros vecinos europeos, buena parte de los automovilistas españoles confía en poder decidir cuándo sí y cuándo no soltar el volante (44%).
El informe de AutoScout24 muestra cómo los españoles valoran más que los europeos todas las funciones relacionadas con la seguridad. Así, para el 82%, el coche del mañana deberá tener inteligencia artificial, reconociendo situaciones de riesgo y reaccionando en tiempo real para corregir conductas y reducir la siniestralidad.
De esta forma, el 86% confía en que los coches del mañana tengan conexión directa con los servicios de emergencia, lo que se conoce como e-call; o, lo que es lo mismo, capacidad de avisar automáticamente al 112 en caso de accidente, advirtiendo de la hora, personas implicadas y lugar exacto del siniestro para garantizar un auxilio eficaz en carretera.
Además, el coche del mañana deberá también comunicarse de forma directa y automática con talleres, autoridades y aseguradoras mediante el envío instantáneo de datos. El coche se convertirá así en una suerte de "caja negra" que permitirá diagnosticar averías vía remota, hacer un seguimiento de la conducción para adaptar la prima a la conducta al volante e incluso verificar el cumplimiento de los límites de velocidad. Estas funciones, que son muy bien acogidas entre los españoles (74%), despiertan, sin embargo, cierto recelo entre los europeos (55%) por sus connotaciones de control.
En cualquier caso, todo apunta a que la transferencia de datos se convertirá en una opción activa de serie. De hecho, un 78% espera que el coche del mañana incorpore sistemas 'car-to-car', capaces de conectar los vehículos para crear un cadena de información y, de esta forma, intercambiar alertas de tráfico, información meteorológica, etc. para, por ejemplo, evitar determinadas vías y atascos.
Sin embargo, el informe de AutoScout24 muestra cómo las expectativas de los conductores no se limitan a la seguridad, sino también con la comodidad y practicidad al volante. Así, el 73% de los españoles, frente a casi el 63% de los europeos, desearía que las técnicas de aparcamiento autónomo se popularizasen para que todos los coches encontraran plaza de manera automática y estacionaran solos, sin tener que estar dentro del vehículo.
Menos realista les parece la opción de 'plegado automático' del coche para aparcarlo, aunque más de la mitad (54%) reconoce haber soñado con ello en más de una ocasión. Pero la comodidad no sólo se mide a la hora de estacionar; muchas de las mejoras potenciales se centran precisamente en hacer más ameno el propio trayecto. Así, el 62% de los españoles ven imprescindible que los vehículos del mañana dispongan de wi-fi de alta velocidad.

Este servicio, que se valora en España por encima de la media europea (47%), permitirá convertir el coche en centros móviles de entretenimientos, cumpliendo con las exigencias del 59% de los españoles, que ven básica la opción de reproducir a bordo películas o series online.