El mercado extremeño arrastra un caída en la venta de vehículo nuevo del 19 por ciento en lo que va de año, caída que, con seguridad va a crecer tras la decisión del gobierno extremeño, ya publicada en el Boletín Oficial de la región (DOE), de subir el impuesto de matriculación.

Faconauto ya ha advertido que esa subida tendrá un efecto "disuasorio" sobre la demanda y repercutirá de manera negativa en las ventas del mercado extremeño. Y, de paso a la recaudación del erario público.

En un comunicado de prensa, Faconauto ha recordado que la demanda de vehículos es "especialmente sensible" al precio final del vehículo, impuestos incluidos, por lo que ha explicado que un aumento en el Impuesto de Matriculación tendrá un efecto de "desconfianza" sobre los compradores.

Esta medida es un absoluto contrapunto con la decisión del gobierno cántabro en el sentido de incentivar las ventas de vehículos nuevos, una medida que "permitirá reactivar las ventas y salvaguardar puestos de trabajo en los concesionarios" según opinión de Faconauto. El tiempo, seguro, dará y quitará razones. La experiencia dicta que las medidas de apoyo siempre han funcionado.