Toyota ha llamado a revisión en todo el mundo un total de 1,5 millones de automóviles, 39.350 de ellos en España. Se ha detectado la posibilidad de que el brazo de la suspensión no hubiera sido correctamente ajustado. Esta situación sólo está asociada a una operación de alineado de las ruedas traseras realizada con posterioridad a la fabricación del vehículo, y es ajena al diseño y producción del mismo y de sus componentes. como acción preventiva para comprobar el ajuste de la suspensión trasera.

Esta iniciativa afecta a 778.000 vehículos en Estados Unidos (760.000 unidades del RAV4 y 18.000 unidades del Lexus HS 250 h) y a 629.000 automóviles en Europa (460.000 unidades del RAV4, 160.000 del Avensis y 9.000 del Auris). En España, la empresa revisará en total 39.350 coches, de los que 28.150 corresponden al modelo RAV4(fabricadas entre noviembre de 2005 y agosto de 2010), 10.030 alAvensis (entre noviembre de 2008 y enero de 2011) y 1.170 al Auris(entre febrero de 2007 y marzo de 2011).

No se tiene constancia de ningún accidente por el potencial problema. El presidente de Toyota España, Jacques Pieraerts, destacó que la empresa lleva a cabo esta iniciativa en el marco de su compromiso de "tolerancia cero y total transparencia". "Esta medida preventiva se realiza para la tranquilidad y la seguridad de nuestros clientes", añadió. Toyota España contactará con los propietarios de los coches afectados en el menor plazo posible. La comprobación de la suspensión llevará un tiempo de unos 30 minutos y tendrá carácter gratuito.