Un estudio de la Universidad de Málaga detalla los riesgos laborales en el mantenimiento del vehículo

Un estudio de la Universidad de Málaga detalla los riesgos laborales en el mantenimiento del vehículo

El sector del mantenimiento de vehículos influye enormemente en una parte destacada de la economía, aunque se presta poca atención a las condiciones de salud y seguridad de los trabajadores.

En este sentido, las tecnologías emergentes en el ámbito automovilístico han traído consigo problemas de seguridad como resultado de la utilización de nuevos equipos y herramientas que suponen serios riesgos para los profesionales que no dispongan de las habilidades necesarias para su manejo.

Profesores del departamento de Economía y Administración de Empresas de la Universidad de Málaga han publicado un estudio que supone una novedad en los temas de seguridad derivados de la reparación de automóviles, además de servir como punto de partida para lograr la optimización de los recursos existentes para la evaluación y la gestión de los riesgos laborales derivados de estas prácticas.

En palabras de uno de los autores, Antonio López, “el rápido desarrollo de las tecnologías ha producido nuevos riesgos de salud y de seguridad como resultado de la utilización de nuevos equipos, ya que no son muchos los expertos familiarizados con la fabricación y la reparación de estos vehículos”.

La investigación también indica que algunos de los problemas del sector se derivan del gran número de profesionales que han adquirido sus habilidades mecánicas mediante la experiencia práctica. Sin duda, la formación especializada de los mecánicos, así como el diseño de protocolos específicos para cada riesgo, constituyen una prioridad indiscutible entre las medidas a implementar.

Por ejemplo, las soldaduras son uno de los factores de mayor riesgo entre los analizados, pues “es necesario requerir diferentes habilidades y cualificación a los trabajadores, y que únicamente los profesionales autorizados con el entrenamiento adecuado puedan exponerse a un tipo de mantenimiento peligroso”.

Otros focos importantes de riesgo son la manipulación del cableado de alto voltaje, la carga y descarga de los condensadores de alto nivel y el montaje de motores, así como el contacto con amianto (todavía permitido en determinados países) como la actividad más peligrosa relacionada con el mantenimiento de vehículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*